Nosotros pensamos las adicciones como una enfermedad parte de la problemática familiar. Esto significa que, cualquiera de los miembros de la familia que inicie el tratamiento, dará comienzo al saneamiento del grupo. Cada miembro del grupo se incorporará al proceso de rehabilitación en la medida de sus posibilidades individuales de personalidad