Esta es una decisión muy delicada, que Ud. debe considerar las consecuencias. Por su puesto, esclarecer la situación ante la familia es la mejor decisión, la respuesta dependerá del grado de negación que haya instrumentado la familia en ese momento. En función de esto Ud. recibirá dos tipos de respuestas habitualmente: una (la positiva) le agradecerá a Ud. su intervención y, tomará cartas en el asunto; la otra, se ofenderá, y lo hará responsable de sus malos deseos o de su equivocación para con la familia (aquí el mecanismo de negación esta incrementado, más cuanto proporcionalmente adversa sea la respuesta agresiva) terminando por distanciarse definitivamente de aquel que quiso advertirlo de la situación (sería como “matar al mensajero” cuando no gusta el contenido de la carta